Cómo elegir dentista

dental

dental

Es una pregunta que veo que es muy buscada en el google, y por tanto, voy a dar unas pautas generales en lo que yo considero cómo no se debe escoger a un ortodoncista, ortodentista o dentista que coloca los dientes rectos:

- No vayas a ningún protésico. Ocurre como con los albañiles. Pensamos que es mejor este para que nos haga la chapucilla que el arquitecto, que solo hace un plano. Hay que ser realista. El arquitecto planifica las casas, el albañil solo pone el cemento.

-Ni se te ocurra ir a una clínica franquiciada tipo Vitaldent, Unidental o similares. Lo mismo con el tema de las mutuas. Los ortodentistas que trabajan en esas clínicas, son de maletín, es decir, de aquí para allá pero sin plaza fija. Eso repercute en que un día puede tratar tu boca y a los dos meses te esté tratando otro y hasta poniendo en duda lo de su predecesor.

Más consejos para elegir un ortodoncista

-No vayas a un dentista que no conozcas el nombre. El nombre es su imagen de marca.

-Cuidado con los ortodoncistas jóvenes que trabajen por su cuenta. Quizá estoy tirando para casa, pero el problema de los ortodoncistas bisoños es que no tienen experiencia en tratar muchos problemas, es decir, no tienen casuística. No te cortes en preguntarles cuántos casos han tratados, si tienen experiencia en tu problema, porque eso es lo que me preguntaban a mí hace 30 años.

-No escojas a un ortodentista por precio. Ni caro ni barato. No hay duros a dos pesetas. Tampoco los duros son euros. Lo caro no es sinónimo de mayor calidad en el tratamiento.

-No escojas tal o cual técnica porque está de moda. No te quepa duda, la técnica más eficaz es la que domina las manos de tu dentista. Vender la moto que te la vendan en el concesionario, pero lo que tú pretendes es que te arreglen los dientes lo mejor posible.

-Recula del ortodoncista que no te dé información precisa. Una de las cosas que más me sorprende es la falta de explicaciones que deberían de proporcionar los dentistas a los pacientes que escriben en los comentarios. A mí me encanta dar explicaciones. Este punto es básico. Hasta el conocimiento del precio tiene que ser cerrado y sin engaños posteriores, antes de empezar un tratamiento.

-Cuando veo una salita de espera llena de diplomas siempre pienso, este dentista suple su falta de autoestima con el sello de un papel firmado. Son los conocimientos de cada uno la mejor manera de dar seguridad y estar seguro uno mismo.

-No vayas al ortodoncista del que hablen mal aunque sea barato, te ofrezca facilidades y sea simpático. Probablemente la vecina tendrá razón. La gente siempre es muy sabia, y por regla general, acierta.

A bote pronto son unas pautas generales a considerar, pero en definitiva el que tiene la última palabra es el cliente. Cada uno puede hacer con su dinero lo que le venga en gana, que para eso es suyo. En nuestro sistema tenemos la opción a elegir, y por tanto, es el cliente y no el Estado o las asociaciones profesionales las que tengan la última palabra. Pero eso conlleva a que el cliente esté lo mejor informado posible, ya que muchas veces la información no procede de esas organizaciones, poque no es personalizada. Este es el motivo del blog, informar al cliente para el máximo conocimiento de su tratamiento de ortodoncia.

Name
Email
Comment
Or visit this link or this one