Clínicos Odondológicos

blog de odontol

blog de odontol

El sobrepeso en los dentistas. Ni una dieta más

 

Uno de los problemas más graves que tenemos los dentistas es el paulatino sobrepeso, que vamos adquiriendo conforme pasan los años. Cada periodo vacacional que transcurre rápidamente incrementamos el peso dos o tres kilos, pero con la dieta postvacacional solo nos eliminamos un kilito.

Si por casualidad hay que realizarse un chequeo médico, del colesterol y la tensión alta nos libra nadie. No le prestamos importancia a estos datos, pensando que son cosas de la vida, que nos hacemos mayores, que con una buena dieta bajaremos de peso, pero se cumple otro año y la báscula nos vuelve a herir nuestra sensibilidad. Otro kilito que no podremos bajar. Parece que todo lo que comemos nos engorda y por mucha dieta que aguantemos el final es el mismo, el infortunado “bidón”.

Enfrascados que estamos en nuestro trabajo, nos obsesionamos en mayor medida con el molar alcance la Clase I o que exista un completo asentamiento oclusal en la boca, pero no reparamos en los avisos que nos envía nuestro cuerpo. Obesidad abdominal, triglicéridos altos, hipertensión arterial, fatiga crónica, dolores musculares, retención de líquidos, ronquidos, insomnio, estrés etc., son síntomas con los que se convive diariamente y en muchas ocasiones no percibimos. A ese repertorio de síntomas se le llama síndrome metabólico.

La profesión de dentista

El síndrome metabólico es un cuadro patológico que aglutina una variada sintomatología como hemos descrito antes y cuya causa principal es la resistencia a la insulina. La consecuencia del hiperinsulinismo es una intolerancia a la glucosa por elevación del azúcar en sangre en niveles mayores que el normal. El tratamiento del síndrome metabólico incide directamente sobre la variedad de síntomas mediante fármacos, pero lo más importante es cambiar el estilo de vida, con dieta y ejercicio a la vez. El problema es que es muy difícil para un profesional, y para el que no lo es, cambiar de estilo de vida de la noche a la mañana.

Salomón Jacubowicz, endocrinólogo venezolano, ha comprendido este problema y propugna desde su blog, ese nuevo estilo de vida que nos permite bajar de peso, prevenir el síndrome metabólico atacando directamente al problema, que es la resistencia a la insulina debido al “cerebro de gordo”. La dificultad para establecer un nuevo estilo de vida y un cambio de paradigma en la concepción de las dietas se debe al pensamiento y los hábitos del que piensa así.

El cerebro de gordo se basa en las personas que desayunan muy poco o nada y no comen hasta medio día. Debido a esto, por la tarde y por la noche se tienen ataques de ansiedad que los llevan directamente a la nevera. Para atajar directamente este problema hay que empezar tomando batidos de proteína, a ser posible mezclado con agua, como suplemento a las comidas, incluso cuando lleguen esos ataques de ansiedad por los hidratos de carbono. A este principio, le añade muchas veces algún tipo de antidiabético oral como la metformina, para conseguir estabilizar la insulina mientras se elimina la ansiedad y va desapareciendo lo que él llama “cerebro de gordo”.

En su blog brinda mucha información y directrices para cambiar el estilo de vida, además de ofrecerse a ayudar a la gente por vía Internet. A mi juicio, S. Jacubowicz encara el problema del sobrepeso desde un punto de vista no divulgado hasta ahora. Si hasta la fecha, las dietas se basaban en el sufrimiento y en la ansiedad, ya que solo pensarlas engordaban, este nuevo cambio de paradigma ofrece la posibilidad de alargar nuestra vida profesional, y para los que no lo son, de un modo bastante sereno. No estaría de más una vuelta por su blog y cotejar todos los datos que ofrece con el estilo de vida de cada uno, por si hay que empezar con los batidos desde este momento.

Name
Email
Comment
Or visit this link or this one